lunes, octubre 19, 2009

IN LAKESH (TÚ ERES OTRO YO)

Hace aproximadamente 7 años, conocí a Santiago Pando en Xalapa. Él cargaba con la responsabilidad de ser el principal conferencista en un evento anual de publicidad al que asistí. Pero esa responsabilidad era una nimiedad para el Sr. Pando en comparación a otra, cuyo peso se volvió casi insostenible: haber llevado en el año 2000 a la presidencia de México a un hombre un poco torpe e ignorante y sin una pizca de estadista, mediante una campaña publicitaria bastante bien estructurada y bajo la consigna de ser el gobierno del cambio. Gobierno que no cambió nada y que agravó las situaciones del país en diversos niveles.

Momentos antes de la conferencia, yo me encontraba ya bastante predispuesto a escuchar una serie de alabanzas hacia Fox, del gobierno de la alternancia, de cómo derrocaron la dictadura priista de más de 70 años y una sarta de estupideces. Incluso, dudé un poco en entrar a la sala donde se llevaría a cabo la conferencia o salirme del auditiorio a mirar los carros pasar y contar los un color determinado o buscar hormigas para ver si lograban escalar por mis tenis. Decidí entrar a escuchar al publicista.

Sus palabras fueron algo totalmente inesperado. Habiendo sido discípulo de Jodorowsky, habló de psicomagia, de sentimientos colectivos, de chamanes y mayas galácticos. Habló de olvidarnos de lo que nos quisieron inculcar, del no pensar, de los medios des-informativos, de las masas, de cómo la publicidad se aprovecha de la ignorancia. Habló de cómo la civilización maya nos ha legado infinidad de sabiduría. Habló de cómo se genera un acto de sentimiento colectivo y cómo se le presenta al pueblo para persuadirle por medio de la identificación. Y habló de cómo llevó a un hombre medio bobo a la silla presidencial, el mismo que desvió el rumbo de la línea que se habían fijado como meta.

Al principio me pareció una justificación desesperada por ser el motor generador y haber llevado a cabo este importante y caótico evento en la vida socio-política mexicana. Años después tuve la oportunidad de ver a Santiago Pando por segunda ocasión en otra plática que terminó por convencerme de ciertas cosas y de otras no tanto. Al día de hoy, la familia de Pando se ha vuelto víctima del mismo sistema gubernamental al que él encumbró. Su testimonio, sus creencias, su visión de las cosas, pueden verse en este link.

2 comentarios:

rosarito dijo...

necesitamos de psicomagia o una ideología igual de espiritual para salvarnos del mundo.. no salvar al mundo, como dice el pando por ahi, hay que estar bien uno mismo para estar bien con los demás.

tangómana dijo...

Guau.
Qué hermoso mensaje da Pando (cuanta razón), qué hermosa prueba de amor de sus padres y qué hermoso retrato.
Un abrazo pa' los dos.
Tangómana
Post data: Gracias, como siempre, Bixito, por compartir...