sábado, septiembre 27, 2008

PA

Hace un mes, se fue mi pa. Lo extraño. Extraño platicar con él, pelearme con él, cenar con él y andar con él en su taxi. Extraño verlo sonreir. Verlo dormir. Pero algún día, nos volveremos a ver y recordaremos los momentos, los viajes, las tardes en casa, y todo el tiempo que pasamos juntos. Todo este tiempo que nos dedicó, se queda ahora guardado en un baúl de inigualable valor que atesoraremos siempre.

Donde estés pa, te mando un beso, una palmada en el hombro y un piquete de panza. Descansa papá, descansa. Nos vemos después.

3 comentarios:

Lola dijo...

Morir es retirarse, hacerse a un lado,
ocultarse un momento, estarse quieto,
pasar el aire de una orilla a nado
y estar en todas partes en secreto.

Morir es olvidar, ser olvidado,
refugiarse desnudo en el discreto
calor de Dios, y en su cerrado
puño, crecer igual que un feto.

Morir es encenderse bocabajo
hacia el humo y el hueso y la caliza
y hacerse tierra y tierra con trabajo.

Apagarse es morir, lento y aprisa
tomar la eternidad como a destajo
y repartir el alma en la ceniza.

Jaime Sabines

[Un abrazo]

tangómana dijo...

Qué lindo texto, Bixito.
Yo sé que ese espacio no se llenará nunca, pero aquí tienes un GRAN oído que te escucha.
[tangomanógrafa]

Sebs dijo...

Carnal .. hay un fragmento de Octavio Paz que dice ..

La ola no tiene forma ..
En un instante se esculpe
y en otro se desmorona
en la que emerge, redonda.
Su movimiento es su forma.

..

Este fragmento siempre me ha dado esperanza. La esencia de las cosas en realidad no tiene forma. La existencia de la forma es efimera, la esencia es lo que sobrevive, no tiene límites. Y por tus palabras, esa esencia ya es parte de tu centro de gravedad, ya es tuya para siempre.

Hay una máxima del ZEN, que le escuche a Jodorowsky aqui por méxico en una ocasión que vino. En una mano cerrada solo cabe un puño de arena, en una mano abierta puede pasar todo el desierto a través de ella.
=)

Cuando algo ya es parte de ti, se convierte en tu esencia, y eso es infinito.
Un abrazo carnal